jueves, 19 de enero de 2012

RE-CORRIENDO CON EL TIEMPO



Parece que fue ayer cuando llegaba a la residencia de estudiantes de la calle Tutor para seguir con mis estudios en Madrid. 
Salir de casa, dejar a tus padres, lanzarte a la aventura de la gran ciudad… significaba un paso importante hacia  la responsabilidad.
De pronto uno, se encuentra inmerso en un mundo de ruidos, de emociones, de vivencias, donde nuevas amistades surgen sin buscarlas, donde los sentidos se abren a la par que uno  conoce nuevas cosas, donde se añora también, lo que queda atrás, el calor de la casa y los que en ella permanecen.
Parece que fue ayer cuando caminaba a paso rápido por la calle Princesa,  o cuando bajábamos al Parque del Oeste a respirar un poco de aire puro después de horas de encierro delante de los libros.
Parece que fue ayer cuando acepté ser la novia del que hoy en día es mi marido, en un Madrid lluvioso y frío de una tarde de Enero.
Parece que  fue ayer, parece… solo parece.
No nos da  “el tiempo”  opción a detenernos, ni enlentecer el paso y tomar un respiro.   Con marcha atlética avanza y con él nuestra historia sigue su ritmo. Curiosa esta manera de vivir, pegados siempre a un” tiempo” del que no podemos separarnos.
Disfrazado de ayer, de hoy o de mañana,  nos tiene prisioneros.

¡Cuánto vivido juntos.! ¡Cuánto recorrido! Pero no fue ayer, solo lo parece…

                                                                       Pilar.

14 comentarios:

  1. El tiempo pasa que no pasa, ¡v u e l a de lo más rápido! Es un suspiro.
    Muy bonita entrada. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Vivimos medio corriendo contra el tiempo, o por lo menos es lo que creemos, pero a él nadie lo detiene!
    Gracias por tu comentario, fue reconfortante.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  3. Precioso.
    Si sólo nos permitiera pararlo de vez en cuando...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pasa muy rápido, y hay que intentar abrir bien los ojos para poder apreciar las cosas bonitas de la vida. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Pilar, gracias por pasarte por mi blog.

    Un fuerte abrazo. Muy feliz y santo día.

    ResponderEliminar
  6. Hermana , gracias por este reflexión todo pasa en la vida, pero lo importante es saber sacar lo bueno de cada acontecimento que vivimos e ir madurando y creciendo con las cosas que Dios permite que vivamos,gracias por descubro en su vida una gran riqueza ,Dios sea con usted.

    ResponderEliminar
  7. A mí no me importa el paso del tiempo... me pesa su velocidad, por eso mismo, porque siempre parece que fue ayer, y ya hace aaaaaños!
    Un beso Pilar

    ResponderEliminar
  8. Gracias. Que el tiempo , nos sirva para saber amar mejor, es como es aprovechado
    Con ternura
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  9. Que recuerdos...
    Sabes que yo vivo en la calle Leganitos? Creci en el Parque del Oeste y me ha envuelto la nostalgia al leerte. Muchos abrazos y dale recuerdos a ese aire de Madrid que parece que fue ayer, respiraba yo risuena.

    ResponderEliminar
  10. A mi me encanta este recorrido por el tiempo y en el fondo pienso que no pasa, que todo es un hoy lleno de vida que merece la pena vivirlo y revivirlo, hasta que un día sin haber pasado de termine de golpe.
    Un beso, pilar, es preciosos.

    Por cierto, ¿No hace mucho tiempo que no publicas? jajaja...

    ResponderEliminar
  11. Estamos cosidos al tiempo...

    Muy bueno tu post, me ha hecho reflexionar sobre el tiempo, los recuerdos...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar mi entrada.