sábado, 4 de junio de 2011

EL NIDO



                   ¿Dónde vas zagal cruel,
                   dónde vas con este nido
                   riendo tú, mientras pían
                   estos tristes pajarillos?
                   Su madre los dejó solos
                   en este momento mismo,
                   para buscarles sustento,
                   y dárselo con su pico...


                   Mírala cuán azorada
                   echa de menos a sus hijos,
                   salta de un árbol a otro,
                   va, torna, vuela sin tino;
                   al cielo favor demanda
                   con acento dolorido;
                   mientras ellos en tu mano,
                   baten el ala al oírlo...


                   Tú también tuviste madre,
                    y la perdiste aún muy niño,
                    y te encontraste en la tierra
                    sin amparo y sin abrigo...
                    Las lágrimas se le saltan
                    al cuitado pastorcillo;
                    y vergonzoso y confuso
                    deja en el árbol el nido.
                                          Francisco Martínez de la Rosa (1787-1862)


Con esta poesía que hoy rescaté gracias a internet, traigo a mi memoria a mi abuelo Agustín. Han pasado muchos años, pero me parece que fue ayer cuando a los nietos nos recitabas esta poesía. 

9 comentarios:

  1. La poesía es muy bonita. Qué bien recordar el cariño de nuestros abuelos. Ese amor tan puro entre nietos y abuelos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es que los abuelos...
    No sé si sabes que yo adoraba al mío, y también me recitaba poesías, pero las suyas y las de su padre.
    Qué recuerdos, Pilar.
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Como verás, mi invento funciona. PUedo comentar.
    Besos de nuevo

    ResponderEliminar
  4. Qué alegría poderle recordar con tanto cariño, seguramente el que se merecía. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Muy sabia la elección de tu abuelo.
    Ay esos abuelos, lo que podemos recordar de ellos! Todo un lujo
    Un besazo Pilar

    ResponderEliminar
  6. Que recuerdos.
    Y muy bella poesía.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  7. Gran sensibilidad la tuya al recordar a tu abuelo y sus enseñanzas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Por desgracia no llegué a conocer a ningún abuelo, murieron cuando mis padres eran unos niños, pero me hubiera encantado que me recitara poesía, es un bonito recuerdo que te has llevado.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Yo recite este poems a MIS 13 años ahora tengo 66 en mi graduation y decia asi en LA ultima estrofa ..las lagrimas se le saltan al traviezo patorcillo y triste y abergonasado deja en el arbol el nido

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar mi entrada.